Quién teme al lobo feroz. La casa de paja del COP21