Pokemon Go, el fin del juego