Ecología del alma
Herramientas para cultivar una ecología del alma

Recursos

Buddha el cirujano de la mente, al rescate de occidente

Buddha el cirujano de la mente, al rescate de occidente

Todo hombre, según el Buda, es un enfermo mental hasta que no alcanza el estado de los Arahats, los liberados, despiertos, iluminados, los cuales son la culminación de la práctica budista y son las únicas personas con salud mental perfecta. Para el Buda que recibía, entre otros, los títulos del “Insuperable médico y cirujano” o “Insuperable entrenador de la personalidad” mientras uno no despierta al conocimiento de su auténtica naturaleza y se mantiene identificado con una conciencia engañosa de su verdadero si mismo, su verdadera personalidad, la enfermedad mental, en sus distintas expresiones patológicas -de pathos, sufrimiento- estará presente en su vida.

Leer más

¿Qué entendía realmente el Buda por la “atención consciente”?

¿Qué entendía realmente el Buda por la “atención consciente”?

El profesor del budismo y erudito B. Alan Wallance, un prolífico autor y traductor de los textos budista ofrece una entrevista a la revista “Tricycle”, en la cual habla acerca de lo que considera como una práctica budista esencial, aunque generalmente malentendida: la meditación de la atención consciente. Wallace argumenta que nuestra pobre comprensión de la práctica, tiene profundas implicaciones para nuestra práctica meditativa y nos puede alejar del último fruto de la práctica del budismo, que es la liberación del sufrimiento.

Entrevista a Jon kabat-Zinn. AgendaViva

Entrevista a Jon kabat-Zinn. AgendaViva

«La felicidad consiste en reconocer todas las dimensiones y la belleza del instante presente e integrarse todo lo posible en él.»

Jon Kabat-Zinn es uno de esos personajes que merece la pena descubrir. Su discurso resulta tan cercano, familiar y colmado de sentido común que incluso genera la sensación de que uno ya lo conocía. Como él mismo dice, se trata, sin embargo, de verdades universales que resuenan en nuestro interior. Jon es un ejemplo viviente de cómo lo mejor de la ciencia y la medicina occidental pueden unirse y dialogar con la esencia de tradiciones espirituales milenarias como el budismo, para ofrecernos una vía intermedia que nos acerque a nosotros mismos.