Ecología del alma
Herramientas para cultivar una ecología del alma

Mindfulness semanal

Recuerda….. Sati…..

Mindfulness_semanal

Pequeña Sangha del Recuerdo

Quizá lo más difícil después de realizar un programa de formación basado en Mindfulness es mantener la práctica en el día a día,
incorporarlo a nuestra vida diaria, en foma de practica formal e informal, para que el cultivo de la semilla prospere.

He pensado que sería bueno ofrecer un espacio semanal de encuentro para el recuerdo, para poder seguir realizando y consolidando nuestra práctica y compartir los avances, experiencias y dificultades que vamos encontrando en el cultivo de la Atención Consciente.

Practicar al calor de una Shanga, que es como llaman en el budismo al grupo de seres que se reúnen alrededor de una práctica espiritual como la meditación, que cultivan la virtudes necesarias y que profundizan en una Verdad -que confían se revele poco a poco en sus vidas- es una gran ayuda, por eso se la considera el Tercer Tesoro. Como nosotros no estamos vinculados a la Tradición Budista, salvo en el amor que nos despierta el Buda y la Budeidad, he pensado que un buen nombre sería la Pequeña Shanga del Recuerdo.

El Recuerdo de lo que es realmente necesario cultivar en este hermoso Jardín de la Vida, el recuerdo de esa rememoración constante del momento presente, en el que acontece, como un milagro, la plenitud cotidiana de la vida. El úníco lugar y tiempo: el presente que colma nuestra sed de plenitud.

El Recuerdo de las enseñanzas de todos nuestros antepasados espirituales como dice el venerable monje Thich Nhat Hanh:

“Debemos aprender a hablar de manera que la voz del Buda, la voz de Jesús, la voz de Mahoma y de todos nuestros antepasados espirituales pueda ser oída en este momento de la historia, peligroso y clave. Debemos ofrecer nuestra luz al mundo para que no se hunda en la oscuridad total. Todo el mundo tiene la semilla del despertar y el discernimiento en su corazón. Ayudémonos unos a otros a alcanzar estas semillas en nosotros mismos y en los otros, de manera que todo el mundo tenga el valor de hablar claro. Tenemos las herramientas. Tenemos el camino. Tenemos la capacidad (con la práctica) de tener el discernimiento. Todo lo que necesitamos hacer es empezar. Con un solo paso, con una sola respiración, podemos comprometernos a vivir nuestra vida cotidiana de manera que aporte felicidad y bienestar al planeta, a nuestras comunidades amadas y a nosotros mismos.”

Os propongo encender un fuego humilde, pues hay fuegos mucho más luminosos de verdaderos maestros de meditación tradicionales a los que acudir, yo sólo puedo sumarme con vosotros a encender una pequeña lumbre para dar luz y calor al cultivo de esa semilla que es la Atención Consciente y saborear la humanidad compartida que somos.

¿A quién va dirigido?

Cualquier persona que quiera fortalecer y profundizar la práctica de la Atención Consciente (minsfulness) a la luz de la lumbre y tenga unos mínimos de práctica de interiorización, ya sea de oración y meditación.

Metodología

En cada sesión se profundizará en los conceptos y técnicas de Mindfulness, consolidando las técnicas básicas: Exploración corporal, Meditación en la Respiración.

Tendremos plenarios para la puesta en común

Duración

Cada sesión tendrá una duración de 1 h 15 min.

Precio

10 € la sesión suelta
35 € mensual
Para quien tenga problemas económicos se acepta trueque o asignación consciente.

Horario

Miércoles de 18:30 h a 19:30 h. A partir del 15 de Septiembre.

Lugar

SATI, Proyecto Mindfulness. C/ Santísima Trinidad 30, 3º, 13

Incripción

Para participar escribir un correo a beatriz@ecologiadelalma.es, contando un poco la motivación para acudir y la experiencia previa.

La comunidad que propongo, la sangha, se semeja a un océano. De igual forma que los grandes ríos del mundo se vierten al océano, perdiendo sus diferencias (el Ganges o el Brahmaputra dejan de ser los ríos que son), las personas que entran en la sangha, o escuchan mis enseñanzas y las aplican, dejan de ser brahmines, o gobernantes, o mercaderes o trabajadores, y vienen a ser todos miembros iguales de la sangha. Todas las diferencias desaparecen. Y de igual manera que el océano está inundado por el sabor de la sal, así mi enseñanza está llena del sabor de la libertad para desarrollar la propia vida de acuerdo a lo que uno desee

Metáfora del Buda sobre la Sangha