¿Combatir o no combatir?