Apocalipsis, la revelación de la semilla bien guardada