Alepo o cómo intentar discernir qué está ocurriendo

No Comments »

Me piden que escriba sobre como discriminar lo que realmente está pasando en Siria, en Alepo, ante la oleada de vídeos que los medios de comunicación occidentales están emitiendo y viralizando en las redes, sobre el supuesto bombardeo en Siria, la matanza de civiles, por parte de Rusia y el ejército del presidente sirio Al- Assad. Con imágenes que rompen el corazón y que según algunos analistas es una campaña de desinformación masiva. Sé que excede mi capacidad de análisis, y que irán apareciendo datos que quizá maticen o incluso contradigan mis pequeñas conclusiones, que sea pues este artículo una investigación a profundizar mas y más en busca de la verdad y no ser víctimas de la propaganda de ninguno de los dos lados.

Y aquí hago el primer inciso, que sirve de primera clave para este posible discernimiento: un presidente elegido por una mayoría de Sirios, según cuentan algunas de las versiones, con ayudas de múltiples grupos de la oposición, en uno de los países más moderados, en cuanto a fundamentalismo islámico se refiere, un Islam de corte tradicional, donde las diferencias religiosas eran perfectamente asumidas, un ejemplo extraordinario y centenario de convivencia interreligiosa y un sufismo vivísimo. Donde la vida transcurría con tal tranquilidad, que en los mercados podías dejar tu puesto cerrado con una simple lona, que a nadie se le iba a ocurrir robar lo que te pertenecía, para seguir comerciando al día siguiente y vivir con la sencillez que estas sociedades aún se permitían. Según otras versiones y otras fuentes, esa legitimidad es bien discutida por las atrocidades del propio régimen para mantener el orden. Pero no se si eso justifica el papel intervencionista por parte de otras potencias para cambiar un gobierno, no por el bien de los súbditos sino por intereses geopolíticos.

Un país donde las mujeres podían ir con o sin velo -en Europa no se puede ir “con”, en muchos colegios se expulsa a las niñas, aun presumiendo ser defensores de la libertad-. Un país que es muy distinto a lo que nos han contado, al que se acusa, sí, de dictadura, pero ¿no son las nuestras, de forma más sibilina, igual de autoritarias, la autoridad de la propia autocensura para ser siempre políticamente correctos con una partitocracia envenenada, capaz de poner el mundo y los principios patas arriba, por amor al poder? Todas las formas de gobierno actuales salvo las de algunos pueblos indígenas son injustas en distintas gradaciones. No apoyo a ninguna. Pero no creo que tenga que haber un Orden Mundial que vaya poniendo desde, sus también sesgadas ideas de la justicia y el orden, caos sobre el caos.

Mascaradas

¿Por qué nos lo han contado como el enemigo a batir? La primera razón, como todo lo que ocurre en este mundo de idólatras del becerro de oro y del aspecto exclusivamente material de la existencia, por pura sed de poder, por sed de un más que no se sacia nunca, en este caso, de la potencia más belicosa de la tierra y sus aliados. Aunque todos los imperios han usado la guerra para la expansión, en esta época de tinieblas –en la que se lleva regando de sangre la tierra desde hace más de seis mil años- Estados Unidos es actualmente la potencia bélica por excelencia. (Aunque las luces, siempre tras las bambalinas de la sombras, hacen sus señas al espíritu despierto.)

U.S.A no quiere ceder su poder, ni compartirlo con nadie, sobre todo con una Rusia que parece que ha decidido inocular a su, también sed de poder, una sed de otra dimensión, no sé si atreverme a decir más espiritual o identitaria, al menos, y ha vivificado así su poder terrenal convirtiéndola en un enemigo peligroso a los ojos de un imperio decadente que no está dispuesto a compartir el pastel del mundo globalizado, en posesión de una caterva de rothschild, rokefeller y demás demonios de las finanzas. Hay, pues que demonizarlo.

Siria siempre ha sido un caramelo geográfico pues es salida al mediterráneo del gas que procede de Medio Oriente. Estratégicamente ha sido siempre visto como un lugar clave y por lo tanto objeto de codicia de todas las potencias que juegan con la actual escasez del petróleo, y ahí los amos son Arabia Saudí y juegan con virulencia sus cartas geoestratégicas.

Por otro lado Estados Unidos ha apoyado a su socio geopolítico Arabia Saudí y sus aliados, las monarquías integristas del Golfo, en declarar la guerra al Islam Chií, desde una interpretación del islam suní más radicalizado, el famoso wahabismo que incendia las mezquitas de odio y profana el nombre de Dios para matanzas injustificadas en todo el orbe. Es la maldita alianza entre el integrismo y Estados Unidos. Que se rastrea en la administración Obama, vendida al oro negro de sus aliados.

Amén de que a Israel, el socio omnipresente de Estados Unidos, siempre lo ha visto con los ojos de recelo por su postura moderada, y porque protege a Irán su enemigo, que puede hacer que perviva en un territorio, que desde el aspecto degradado del sionismo siente que es solo suyo, por seguir sintiendo que es el pueblo elegido, lo que les hace considerar que nadie salvo ellos pueden dominar el mundo, del cual Israel es el centro, usando para ellos a su marioneta americana, inflada de recursos monetarios, gracias  a su gran capacidad para pervertir la inteligencia que Dios les dio en una mera herramienta de producir dinero. Vil dinero.

Propaganda

La guerra es terrible, Dios nos libre de ella, todos los implicados tienen oscuros intereses, propios de gobiernos injustos, por la era en la que nos ha tocado vivir, pero no podemos equiparar a los dos bandos en igualdad, los mercenarios con sus intereses espurios, no son los pobres rebeldes en los que los medios de comunicación de masas quieren convertirlos, con las estrategias propagandísticas de despertar el sentimentalismo, que no el sentimiento. Utilizando para ello unos vídeos manipulados, que distintos medios independientes se están ocupando de desvelar: se habla de una misma niña en estado de tragedia absoluta, utilizada en tres vídeos distintos en ciudades distintas para armar reportajes sobre lo que pasa en Siria por los supuestos neutrales cascos blancos que, según la periodista Eva Bartlett, han sido financiados por dólares USA y de la oposición Siria a los que se les ve también en vídeos independientes manchados de sangre.

Se habla de que se han usado imágenes de la guerra con Irak, de hace unos años, por donde ya paso el Atila contemporáneo, a desordenar su mundo, como ahora reconoce el nuevo bufón de su reino, que es ahora presidente. Los civiles que salen de las zonas ocupadas por los terroristas dicen lo contrario a estos cascos blancos neutrales, que nadie, salvo los terroristas, son los que los han estado diezmando.

Estamos, quizá y, esta es la hipótesis de muchos, ante una manipulación orquestada por los servicios de inteligencia al servicio del poder de Estados Unidos y aliados para despertar una ola de indignación a demanda, ahora que Alepo ha recuperado el control por parte de las fuerzas armadas, vuelvo a repetir, con la legitimidad de ser como se cocina cada uno su historia, en una época de la historia donde todo lo que se cocina huele a maldad, mal les pesé a los Soros del mundo, que van inventando primaveras árabes allá donde tienen intereses, o a los países que nos llamamos democráticos, pues fueron elegidas, aunque no respondiesen a los intereses de la OTAN.

Rebeldes versus terroristas

Y hay que recordar, que los que ahora son mal llamados rebeldes, en los agencias de noticias que sirven un pensamiento único a todas las televisiones del mundo, muchos son realmente conocidos por su verdadero  nombre en los países que han masacrado como los “mal nacidos del Daesh; ISIS y demás siglas del diablo”, los integristas que están aniquilando, primero de todo, a la religión del Islam tradicional, y después  a los cristianos y a cualquier otra sociedad que se enfrente a su fundamentalismo atroz.

Y esos son los que han perdido. Perdido el poder para convertir niños de 7 años en suicidas que explotan con sus bombas en Damasco, impulsados por sus propios padres. Poder para violar sistemáticamente mujeres de todas las edades, masacrar públicamente con horror y alevosía a todos los civiles sospechosos de no secundar su orgia de sangre. Muchos de esos Rebeldes  son mercenarios, pagados por capital extranjero, como la propia Clinton reconoció, en el escándalo que le explotó en sus manos de hierro y sangre en las últimas elecciones, para forzar un cambio de gobierno en Siria que sirva a los intereses de sus amos, de sus socios, de sus aliados, o como cada uno quiera llamarlos.

Mercenarios sanguinarios  entrenados, una vez más, por la CIA, experta en desestabilizaciones planetarias, no hay país de américa, África, Asia que no haya conocido sus malas artes. Desestabilización ejecutada por la OTAN y sus aliados, entre ellos Arabia saudí y Turquía,  Europa.

Una Europa que ha perdido sus raíces cristianas, las que impiden vender el Templo de Dios en la Tierra y se vende al mejor postor, a quien después la humillará con sus tratados, como el TTIP, y la desestabilizará, forzando con sus guerras, en una carambola maquiavélica, una llegada masiva de refugiados, en los que vendrán también las hordas de mercenarios, desalojados ya de su negocio de sangre y extorsión en sus países de origen y seguirán delinquiendo en nuestras fronteras, pues un mercenario que ha bebido sangre no puede dejar de hacer para lo que se le ha preparado, generar caos. Caos que debilita, que permite, por ende, aumentar las leyes del miedo que, de nuevo, el Imperio Vigente querrá imponer en todo el orbe planetario a través de un sibilino Nuevo Orden Mundial, inevitable ante tanto caos generalizado.

Para lo que previamente habrá que haber debilitado lo suficiente la inteligencia y la identidad de los europeos con una progresía liquida que ha dejado los vínculos deshechos, jóvenes sin familia, sin vínculos seguros de ningún tipo, salvo la leche de bits de sus madres robot, de falsa inteligencia, amamantadoras de realidades virtuales, lo que les avocarán al suicidio social, al real y a una alienación tal, que el enderezamiento de este caos generado previamente será el pasto de los nuevos negocios de esa elite globalizadora, que tiene en vez de corazón la torre de Mordor como centro de operaciones.

La escurridiza realidad

Sé que todo es muy confuso, y reconozco que estas conclusiones que voy sacando a medida que intento formar mi conciencia informándome de otras fuentes no tienen valor absoluto, y se siguen armando con más investigación, y que algunos perversamente las tildaran de conspiranoia contra Estados Unidos, aunque su presidente, el bufón, también reconozca la alianza entre Obama y el Wahabismo Saudí. Pero como dice mi amiga psiquiatra Mariam Eyd, bienaventurados los locos, y yo añado, que se atreven a decir que el Rey está desnudo. Aunque el Rey sean todos los implicados.

La información de los medios de comunicación de masa, de las potencias que están interviniendo en la guerra no me son fiables. Me despiertan prevención a no tomarme sus píldoras audiovisuales, pues se entrevé que quieren que la opinión pública europea vea bien la intervención en Siria, aunque esa intervención esté desestabilizando a la propia Europa, una socia de segunda, blanco también del fundamentalismo Wahabí y para que no nos agitemos contra nuestros blandos gobiernos vendidos a la extorsión planetaria.

Prefiero los testimonios de las monjas que se han quedado en Siria y que hablan de una celebración por la salida de Al Nusra de Alepo, de poder celebrar por fin la Navidad como un regalo de reyes inesperado, gritos de alegría en las calles diezmadas de Alepo. Prefiero los testimonios de personas de espíritu fuerte, como el  monseñor Georges Abou Khazen, vicario apostólico de Alepo para los católicos de rito latino, que han sufrido allí con los sirios, no desde nuestras confortables pantallas de ordenador y que cuentan lo contrario: “El clima que se respira entre la gente es de alegría, optimismo y esperanza”. “¡Todas las excusas son buenas para dejar las sanciones y el embargo contra Siria!”.

Embargo propiciado por el Imperio que impide la entrada a medicinas, ayudas humanitarias y gasolina, lo que afecta principalmente a los pobres, pero no a las armas, permitidas, según sus palabras, para las “fuerzas irregulares, grupos o individuos comprometidos en el sostener o facilitar las operaciones militares de los Estados Unidos para contrastar el terrorismo en Siria”. Quién tenga oidos para oír, ojos para ver.

Dice un amigo que la hipocresía de occidente está llegando a límites insoportables, nos horrorizamos de que esos terroristas alimentados por nuestros gobiernos occidentales y aliados en oriente maten en las calles de Alemania, y a la vez nos indignamos cuando Siria,  con su alianza de Irán y de Rusia, que obviamente tendrá también sus intereses -en Kali yuga todos viven por sus intereses-, combaten al monstruo que los aniquila, a esa plaga de salvajes terroristas que llevan asesinando no a 24 sino a decenas de miles, durante años.

Esta es mi humilde visión, construida con retazos de aquí y allá de gente que me inspira confianza, otras fuentes, más independientes, donde el factor del espíritu siempre guía. Son tiempos en los que necesitamos aguzar el ojo del discernimiento y no dejarnos llevar por la función del sentimiento sin que intervenga la razón para modularla.

Sé que en esta terrible circunstancia posicionarse de un lado o del otro es terrible, pues ambos bandos están machados de la sangre de una guerra con la que no comulgamos, pero está aquí, a las orillas de nuestra conciencia, invitándonos a discriminar y no apoyar por ignorancia sentimental, quizá el lado más salvaje,  más perverso, aunque todos los implicados arderán seguramente en el infierno. Sólo Dios sabe.

Beatriz Calvo Villoria

Psd: Recomiendo un análisis geopolítico mucho más fino que el mío que apunta a ciertas generalidades, para no identificarnos con la primera información que nos asalte.

Nazanin Armanian: “Estamos en la Tercera Guerra Mundial”

CompartirShare on Facebook143Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Email this to someonePrint this page
Tags:

Author: U-EcoAlma

Dejar un comentario

*
*